sábado, 3 de diciembre de 2011

Primus – Green Naugahyde (2.011)

Cuando alguien me pide que le recomiende algún grupo diferente y poco conocido, la primera referencia que me viene a la cabeza es Primus. A pesar de su altísima calidad no es en absoluto una banda de masas, y puede que sea precisamente su excesiva creatividad y su completa ausencia de complejos lo que les aleje en cierto modo de las atenciones del gran público.

¿Cómo definir la música de esta formación? ¿Es rock o metal? Desde luego tiene un evidente espíritu funk, caracterizado por el inconfundible sello del bajo de Les Claypool, pero sus miras son tantas y tan dispersas, que cualquier intento de encasillarlos es inútil. Lo único que está claro es que, de una forma de otra, son un grupo que enamora.

Es innegable que han tenido sus altibajos, y todos estamos de acuerdo en que Antipop, sin ser un mal disco, no dejó un gran recuerdo. Desde dicho lanzamiento han pasado doce largos años, que se dice pronto. Afortunadamente, después de tan larga espera Green Naugahyde nos devuelve los momentos más brillantes del inefable y ya veterano trío californiano.

La década y poco que separa este álbum de su antecesor ha venido salpicada por un pequeño hiato, el regreso de Jay Lane a la batería, diversas giras de conciertos, un disco recopilatorio y varios DVD, siendo un EP lo único realmente nuevo que han creado en este periodo. Parece que este tiempo les ha venido bien para expansionarse, recuperar su creatividad y volver a parir un disco cargado de locura, pegada y energía. Primus reencontrándose con ellos mismos.

Las letras del disco, como no podía ser de otra forma, son un reflejo más del surrealismo y la originalidad que impregna todo lo que Primus tocan, pero sin perder por ello el mensaje. Irónicas premoniciones del fin del mundo, irreverentes críticas al consumismo americano o el delirante intento de reivindicar a Lee Van Cleef por encima de Clint Eastwood, tienen cabida todos por igual en este álbum.

También como de costumbre, no será un trabajo fácil para iniciarse en el universo de este trío, pero creo que ninguno de los que han lanzado es realmente bueno para eso. A pesar de lo cautivador de canciones como ‘Last Salmon Man’, ‘Tragedy’s A’ Comin’ o ‘Moron TV’, seguimos estando ante un disco donde las concesiones a lo convencional son nulas, y donde buscar paralelismos con otras bandas es una utopía. Eso sí, quien ya esté hecho a su sonido disfrutará desde el primer momento con estos temas.

Queda claro que Green Naugahyde es un disco con el que no da tiempo a aburrirse, porque todo fluye de forma dinámica y ágil para demostrar que a esta banda aún le queda cuerda para rato. Tan absurdo como genial, tan cañero como profundo y tan consistente como variado. Un nuevo desafío a las etiquetas musicales donde la banda ha sabido recuperar lo mejor de su cosecha y seguir creciendo sin una meta concreta, más que la de dar rienda suelta a sus imposibles inquietudes.

Escúchalo en: Spotify
Reseña de: Hipersónica

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...