domingo, 3 de abril de 2011

Animic - Hannah (2.011)

Anímic se suman a la buena estela de amigos como El Petit de Cal Eril. Han entregado un trabajo precioso, el mejor hasta la fecha. En este tercer álbum, su folk pasa de sutiles delicadezas al oído como “Howlin’ Zombie”, a alcanzar los momentos más majestuosos jamás conocidos en los de Collbató, gracias a la incorporación de un cuarteto de cuerdas que acaba siendo protagonista en, por ejemplo, “Hannah”, pero también gracias a un juego de voces espléndidas que nos llevan a nuevas texturas como en “That Black Hole”. Con todo, incluso, logran crescendos pletóricos de trote vaquero en “Boirina” en la que –intuimos- hacen honores a lo vivido en “From Texas to Arbúcies”, su retratada aventura junto a Will Johnson. Pero, también por primera vez, su nuevo cancionero logra los momentos más enigmáticos y brumosos que hayan escrito. Con esos momentos nocturnos, las canciones suenan más a recogida que a campar bajo el sol, empezando por la ceremoniosa celebración familiar de “Trenco una branca”. “Blue Eyed Tree”, inicialmente una nana que Ferran Palau y Louise Sansom cantaban a su hija, paradójicamente es una de las más tensas y espectrales. Y es que, contrariamente a lo pensado, el dar a luz como padres les ha atenuado parte de su diafanidad. Sin embargo, su melancolía se abre a la luz cuando cantan a la defunción en “Taüt”, dando la vuelta a lo que uno se esperaría y sacando un pop de aires hawaianos y radiantes, pero también cuando tiran de la bossa nova en “1979” o de un vals muy cincuentas en “Winedrops”. Son, sin duda, mi familia.

Escúchalo en: Spotify
Reseña de: Celestí Oliver (para Mondosonoro)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...